¡¡¡Menudo papelón!!!

Al imprimir un documento se nos plantea la gran duda: qué papel elegir.

El hecho de dudar delata que conocemos la gran variedad de tipos de papel que existen en función de sus texturas, acabados, grosores, utilidades,…

Todos los papeles son únicos y tienen diferentes propiedades que son esenciales para el resultado final del material impreso, como se percibe y la sensación que transmite. Por ello, la elección del papel correcto es muy importante y requiere ciertos conocimientos.

 

Hay tres factores que debemos tener en cuenta:

  • El gramaje, que se define como el peso de un metro cuadrado de ese papel (g/m2). Conviene no confundir aunque es habitual con el grosor del papel, que es la distancia en micras que hay entre las dos caras de la hoja (µm). Son conceptos muy distintos (a igualdad de gramaje, dos papeles pueden tener grosores muy distintos) aunque relacionados (a efectos prácticos, el gramaje nos da una idea sobre la resistencia del folio en base al grosor del papel).
  • La superficie del papel, pudiéndose presentar en tres acabados: mate, brillante o satinada, y ayudándonos a conseguir el efecto que queramos dar a la impresión.
  • La opacidad, definida como la ausencia de transparencia y determina la cantidad de luz que puede pasar a través del papel. Es un factor importante a considerar, ya que la tinta de impresión penetra el papel y reduce su opacidad, lo que podría producir que la impresión sea visible a través de la hoja. Esto es especialmente importante en la impresión a doble cara, sobre todo en papeles de bajo gramaje, en que las imágenes o el texto de una de las caras podrían transparentarse, por lo que el papel que se va a imprimir por ambas caras debe tener una buena opacidad.

Centrándonos en los papeles gráficos de impresión y escritura, conviene diferenciar entre el papel Offset y papel estucado, dos de los más utilizados:

  • El papel Offset es un tipo de papel natural cuya principal característica es su porosidad, lo que hace que absorba mucha cantidad de tinta. Es de una blancura superior a la del papel estucado y, habitualmente, se utiliza para los folios, con un grosor habitual de 80 g., aunque existe papel offset de más gramaje, con más cuerpo. A la hora de imprimir imágenes, se recomienda su uso cuando no requiera de una buena resolución, ya que los colores de las imágenes suelen quedar más apagados. Se utiliza principalmente para folios, papel de cartas, fotocopias, impresoras láser, sobres, etc. Los gramajes offset imprimibles van de los 60 a los 350 gramos.
  • El papel estucado, también llamado papel couché, tiene un tacto satinado y se puede adquirir con apariencia brillo o mate. Se trata de un papel al que se le ha aplicado una capa triple de estuco, una fórmula que combina adhesivos y pigmentos minerales. Su aspecto es más atractivo que otros tipos de papel, por lo que se emplea mucho a la hora de imprimir imágenes porque presenta una mejor visualización. Los colores de las imágenes resultan más "subidos" de tono que en otros papeles. Otra característica del papel estucado es que, aunque tenga el mismo gramaje que el papel offset, aparenta mayor cuerpo y consistencia. Es de uso habitual en flyers, folletos, catálogos, revistas, etc. pero no se recomienda escribir en él, ya que la absorción de tinta y el tiempo de secado de la misma es lento.

Existen otros tipos de papel que conviene conocer como:

  • El papel satinado tiene una superficie más lisa, uniforme y su acabado puede llegar a ser muy diferente dependiendo de diversas variables de fabricación.
  • El papel fotográfico es papel sensible que se usa para reproducir imágenes fotográficas. En la mayoría la capa sensible está formada por una suspensión de partículas de halogenuros de plata en gelatina. El papel debe ser inerte químicamente y estar exento de toda substancia extraña que pueda perturbar en la fotografía.
  • El papel ecológico es aquel papel que cumple ciertos requisitos en su proceso de fabricación. Ha de causar un bajo impacto ambiental y no ser contaminante. Según el origen de las materias primas podemos encontrar dos posibilidades: que no sea de origen forestal o que, de ser la materia prima proveniente de árboles, esta sea de plantaciones programadas, lo que implica una reforestación cierta.
  • Por último, el papel reciclado es aquel que se obtiene a partir de la recuperación total o parcial de restos de papel. Deben indicar el porcentaje de papel recuperado que han usado para su elaboración (mínimo el 50% de pasta recuperada).

La elección del papel es una decisión fundamental ya que éste no solo proporciona personalidad y estética al producto, sino que también afecta a la calidad de textos e imágenes, los acabados y los costes de distribución.